Skip to content

Borrachera tecnológica

25 agosto, 2010

Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de calle en la mesa de luz, la mesa de luz en el dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta.

Julio Cortázar, Historia. Historias de cronopios y de famas.

“No quiero perder tiempo hoy escribiendo en el blog porque tengo que ponerme a estudiar y terminar el artículo que hace dos semanas quiero resumir!”

Pero es difícil cumplir mi nuevo propósito de estudiar unas horas primero y luego conectarme y dejarme llevar por los intereses que indefectiblemente van surgiendo detrás de cada cosa sugerente que leo/veo.

En mi desvío disciplinar de hoy encontré  cosas interesantes que, por las buenas o por las malas,  me hicieron pensar y querer reflejar esa reflexión en este blog, como un modo de asirla, antes de que se vaya o pierda su encanto estimulante. Dado que el tema que nos propone el curso DocTic esta semana es la influencia de la tecnolgía, entonces voy a aprovecharlo para encuadrar la experiencia de esta mañana.

Ya casi ni se cómo llegué a un video  sobre Mobil Learning. Estaba cansada y era muy temprano, entonces le subí el volumen y me acosté a escucharlo mientras disfrutaba de un ratito más de estar en la cama, sin culpa por tratarse de un ocio productivo.

La curiosidad me llevó a levantarme y buscar una referencia mencionada en el video. Encontré un sitio interesante, entonces lo reseñé brevemente y lo mandé a unos amigos a quienes les podía servir.

Seguí mirando y abrí varias ventanas con cosas que me interesaba ver. Una de ellas hablaba de un curso sobre Edupunk y daba un enlace para seguirlo. Fui solícita detras de mi curiosidad (“al fin y al cabo nunca me hago tiempo para saber de qué se trata el bendito edupunk”). Llegué a un blog donde, supongo, los participantes van postenado sus impresiones del curso. Leí, vi un video muy original que me gustó aunque no tengo idea cómo se relaciona con el tema, y seguí leyendo.

Empecé a sentirme mal como me sucede cada vez que leo o escucho… (cómo explicarlo? ) formulaciones sintéticas de verdades aparentemente obvias y evidentes e inobjetables y yo… me siento súbitamente abrumada por oscuras emociones que me hacen pensar que para mi no son ni tan obvias ni tan evidentes ni tan inobjeables.

Incluso, ni tan comprensibles, pues por más que sea fácil leerlas, para mi “comprenderlas” implica un trabajo mucho más profundo y demorado. “Bueno, tampoco creo que sea tonta” – eso me digo en estos casos- “o al menos no en exceso” – eso espero-, pero claro, cuando siento esa distancia tan abismal entre las frases autoevidentes y mis trabajosas comprensiones me siento bastante mal.

Leo en un momento: La tecnología va a hacer posible las utopías. “No, eso ya me enoja!”. Con eso no estoy de acuerdo y no es la primera vez que lo escucho. “Bueno, por lo menos depende del tipo de utopías que tenga cada uno!!” – pienso, sarcástica- (Aunque también pienso -más buenita-: “Claro que es una frase apurada, un apunte rápido, qué será lo que quiere decir quien lo dijo o transcribe?”)

Sigo entonces la lectura acompañada por esas confusas  sensaciones cuando de repente me detengo en seco y vuelvo sobre mis pasos incrédula y leo…  estas son “a modo de telegrama, las ideas más comentadas en lo que llevamos de la mañana de hoy miércoles 25/08/2010”. Y pienso: “pero es hoy!!!”  y miro la hora: “9:38 de la mañana!!!… Entonces esto está sucediedo ahora y yo no lo sabía!”

Y definitivamente dejo la lectura y me pongo a pensar. La idea que acababa de condenar acerca de la tecnología reaparece, como el fantasma decapitado de Harry Potter, y me dice alegremente “estás segura?”.

Entonces me siento confundida y pienso en la propuesta de Diego en el curso DocTic y en la pregunta “qué hay de nuevo en las nuevas tecnologías?” que me acompaña desde el curso con Aquilina Fueyo en 2004 y en la metáfora de la la niebla 2.0 que propone Alejandro en Carbonilla… y recuerdo a mi amigo Rodolfo y su metáfora sobre la vida:

“Somos todos como borrachos ayudándonos a embocar la llave en la cerradura”

Y me parece buena analogía:  estamos un poco borrachos de novedades, bebidos de sorpresas, excedidos en nuestra capacidad de absorción y procesamiento.  En un estado alterado de euforia y melancolía que dista mucho de la calma, orden,  seguridad, foco  y claridad que tuvimos o creímos tener en otros tiempos…

Lo bueno de eso es que nos pone en condiciones de ser humildes y solidarios, y poco pretensiosos, porque al fin y al cabo no nos resulta tan fácil poner la llave en la cerradura.

Siendo las 10:50 me pongo a estudiar.

¿Será?

No, primero copio la cita de Cortázar al principio, no me voy a perder esta oportunidad!

Ahora si. (Eso espero 😉

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. María del Rosario Atuesta permalink
    25 agosto, 2010 18:07

    Estela, me he divertido cantidades, al leer tu publicación con el relato del viaje que hiciste en aquella mañana… durante un buen rato me he encontrado yendo y viniendo a partir de esta publicación que haces de la Borrachera tecnológica. Me identifico mucho, almenos, con las sensaciones que me ha causado esta lectura, a veces me he sentido como tu lo describes, cuando navegando de un lugar a otro aparentemente sin rumbo fijo, un poco perdida y sorprendida por la cantidad de “novedades” a las que nos exponemos, y de las “verdades” que incesantemente viajan por las redes y el espacio, me hallo en algun lugar leyendo sobre una nueva opción o postura de cómo lograr poner la llave en el lugar correcto. Y así sigo el camino de más y más… ahora leyendo el ultimo reporte de Horizon Edición Iberoamericana 2010.

    • 27 agosto, 2010 16:53

      Hola María del Rosario!
      Gracias por tu comentario, me alegro que te haya divertido!! a mi también me divirtió al verlo escrito, aunque no tanto al vivenciarlo!! Luego me quedé pensando que en verdad es una visión del PKM (personal knowledge managment) propia de mi idiosincrasia argentina: dramática como el tango, aunque también dispuesta a reirse de uno mismo.
      En fin, me alegro de saber que no soy la única que lo vive así – lo lamento por tí- pero creo que es importante reconocerlo como la otra cara de las promesas de esta supuesta “sociedad del conocimiento” (luego de escribir el post leí los artículos de la sociedad de la ignorancia que nos sugirió Diego y están muy en sintonía con la metafora de la llave y los borrachos, aunque expresada y fundamentada en forma académica!).
      Un cordial saludo y será bienvenido tu comentario sobre la lectura del reporte Horizon!

  2. 25 agosto, 2010 19:54

    Buena Tarde Estela:

    Veo que esta semana estan en plena efervencia sus inquietudes, por la produccion de entradas a su blog cada vez mas interesantes.

    Solo para referenciarle algo de la peste del edupunk escrito por uno de sus impulsores en nuestro medio: Alejandro Piscitelli: “En la educación, los procesos son muy lentos. Ha habido millones de intentos de reformas educativas que han fracasado. La porpia escuela se come las reformas. Espera comerse también a Edupunk, pero eso no va a pasar, porque este movimiento viene aliado con las nuevas tecnologías, con las redes sociales, que disuelven las paredes del aula. No hay vuelta atrás. Las redes sociales son estilos de vida. Cuando los chicos llegan al aula y les cortan la Wikipedia ó Twitter, su reacción es dar la espalda”. Tomado de :http://www.ilhn.com/blog/2010/08/25/interlink-headline-news-n%C2%BA-5686-del-miercoles-25-de-agosto-de-2010/

    Felicidades

    • 27 agosto, 2010 16:57

      Gracias Leonel, al menos no terminó el día sin que llegara a leer algo de Edupunk!! Aunque precisaré interiorizarme más, porque aún no logro identificar nada mucho más novedoso que el término… Algo más que sigue en la lista!!! Un cordial saludo y gracias por tu “presencia dialogante” en mi blog!!
      Estela

  3. 25 agosto, 2010 21:04

    Hola Estela.
    Comentas con mucha claridad las sensaciones que experimentamos en este ir y venir.
    Cuando leía la frase de Cortazar con la que inicias tu post y en el transcurso del texto no pude evitar que vineran a mi mente otros textos de este autor como por ejemplo las instrucciones para subir una escalera que muestran lo complicado que puede ser explicar algo que siempre hacemos sin pensar, la dificultad de comprender realmente ciertas cosas como tu dices “aparentemente obvias y evidentes e inobjetables” y que por ello muchas veces nos pasan como transparentes. ¿cuánto de esto nos pasa en la educación?. Yo diría que mucho, solemos dar por sentado muchas cosas y aceptarlas como verdades sin un análisis y cuestionamiento de fondo que nos permitan o bien utilizarlas o bien desecharlas. Bueno, como dices, debe ser cuestión de la borrachera tecnológica y de la dificultad para meter la llave en la cerradura.

    Muchas gracias y aprovecho para decirte que me ha gustado mucho tu blog y la forma como lo utilizas para organizarte para tu tesis, me ha parecido una idea bien interesante para mí que soy nueva en estos ambientes. Te deseo muchos éxitos con tu tesis.
    Hasta pronto.

    • 27 agosto, 2010 17:18

      Hola Jaqueline! gracias por tu comentario!!! Además del gusto por Cortázar, que creo compartimos, la idea de la transparencia que mencionas me resulta también a mi un tema de permanente reflexión. Hace unos años leí un libro excelente llamado El ordenador invisible, de Begoña Gros. Allí ella habla de ese concepto aplicado a recursos conocidos como el lápiz o el pizarrón, señalando la invisibilidad como una etapa evolutiva en el camino de incorporación de la tecnología. Desde ese momento me quedé pensando que si bien es cierto lo que dice, también podemos usar la idea en sentido contrario, para pensar en el caracter riesgoso de esa invisibilidad. Pues para mantenernos críticos y alertas debemos “ver”. En síntesis, creo que esta interpretación de lo transparente o invisible nos sirve para mantener vivo el sentido crítico, no solo ante las prácticas tradicionales que se nos han hecho obvias, y como tal incuestionadas, sino también ante las nuevas prácticas que se nos proponen o que ya estamos incorporando.
      Si, definitivamente creo que si aceptamos la “borrachera tecnológica” como estado, no podemos darnos el lujo de confiar ciegamente en la precision de nuestros “movimientos”.

      Respecto al blog y la tesis, gracias por tu aliento, pues se necesita! Te cuento que inicialmente creé el blog como un instrumento privado para recolectar recursos y reflexiones útiles para la tesis. Pero de repente tuve un suscriptor – desconocido-! con lo cual cambió un poco mi forma de escribir, pues era conciente de que había alguien más que yo para leerlo. Luego empecé a usarlo para los cursos de Diego, con lo cual quedó con una identidad de miscelánea (de hecho ni nombre tiene!).
      Recientemente, a causa de las reiteradas experiencias como la que describo en la borrachera, decidí crear otro blog -para el cual tomé todos los recaudos para que sea privado- que reune de alguna forma los recursos que uso para estudiar y se estructura en forma de guia de trabajo semana por semana. Quizás lo explique en un post, como ejemplo de estrategia para organizar y encauzar eficientemente mi “autonomía”.
      Un cordial saludo!!!
      Estela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: