Skip to content

Sobre el silencio y la palabra del profesor

24 agosto, 2010

Sobre el silencio y la palabra del profesor

Las propuestas del curso DocTic reavivaron mis reflexiones sobre el rol docente en la era digital. Reseño aquí algunos argumentos y recursos que alimentaron mi reflexión a modo de bosquejo, de borrador en voz alta, de obra en construcción y revisión.

Releí un texto que escribí en el 2004 sobre el tema (ver post anterior) donde describía cómo muchas veces el cambio de rol docente se convertía en una virtual desaparición del mismo. El  tema también fue mencionado por Alejandra y Ana en sus respectivos blogs.  Me desconcierta comprobar que sigo pensando más o menos lo mismo, pero debo confesar que aún no encontré buenas razones para cambiar de idea.

Por otro lado, en estos mismo días descubrí el interesantísimo blog Carbonilla, donde su autor publica una serie de posts sobre el rol docente que me hicieron pensar mucho y en los cuales también encontré inquietudes similares. Habla de un cierto nihilismo docente, por la cual

(…)  su función simbólica se agota en poner límites, en orientar y configurar el desarrollo del discurso del alumno. ¿Dónde queda lo que el profesor sabe? Incluso podríamos preguntarnos si es que realmente sabe algo. Esta posición, de indudable utilidad como dinamizadora de la reflexión (auto) crítica, puede ser matizada en su radicalidad si proponemos otra pregunta: ¿no sería posible poner en juego un saber docente que no desplace el protagonismo del alumno y respete y dinamice su subjetividad?

Esa pregunta me parece fundamental y expresa mis propias inquietudes.  Y sí, creo que es totalmente posible, lo que no significa fácil.

Comparto con el autor de Carbonilla el marco de referencia de las comunidades de indagación de Filosofía para niños, de las cuales participé hace años y continúan ejerciendo un gran influjo en mí. (Creo que en parte debo a esa experiencia el hecho de no sentirme cómoda con los lugares comunes de centralidad /ausencia docente.)

Las comunidades de indagación proponen una experiencia por la cual el docente va dejando el lugar central a la tarea, a la indagación, al diálogo del grupo. Pero ese corrimiento, el éxito de ese proceso,  no culmina con la desaparición del docente, sino con la integración del mismo como miembro del grupo.  Es decir, no termina eliminando al docente, con su subjetividad, conocimiento, aporte, etc. sino que en la medida que crece el grupo como protagonista de su indagación puede integrar al docente como un miembro mas, como un co aprendiz, habilitado para dar su aporte y que este sea recibido con el mismo respeto, cuidado y sentido crítico que el de los demás. Creo que allí reside un verdadero cambio de paradigma: dejar de describir el docente por criterios de centralidad, autoridad y poder (o su ausencia) para pasar a tomar como eje la construcción conjunta, desde la comunidad.  Donde sí sea posible “poner en juego un saber docente que no desplace el protagonismo del alumno y respete y dinamice su subjetividad”  como propone Alejandro en Carbonilla.

Por otro lado, la reflexión se alimentó por la via del concepto de Sense making, que volví a encontrar  en el blog de Harold Jarche:

Sense-making – The process by which individuals (or organizations) create an understanding so that they can act in a principled and informed manner …

Si interpreto bien el texto en inglés se trata de crear un entendimiento que permita actuar de una manera basada en principios e informada.

Esto se parece mucho a lo que yo pienso que es el aprendizaje significativo: crear un entendimiento, lograr que algo cobre vida y significado para uno y pueda servir como base y fundamento para la acción.

Me viene a la mente la idea de Ausubel de contenido potencialmente significativo, aquel que tiene las condiciones de generar sentido pero que está a la espera de alguien que lo asuma, lo haga propio, lo reviva en interacción con  sus propios esquemas, intereses, experiencias, etc.

Y me recuerda también lo leído en estos días en Carbonilla acerca de las prácticas narrativas como legítima actividad docente. Alejandro Sarbach allí habla de un inolvidable profesor que tuvo en la escuela secundaria  y se pregunta:

¿Qué es lo que producía semejante fascinación? ¿Qué tenían esas explicaciones para conseguir una atención ininterrumpida por parte del alumnado? ¿Por qué cada vez que levantábamos la mano para hacer una pregunta o proponer una idea, no teníamos la sensación de estar sometidos a la evaluación de nadie, igual que cuando intervenimos en cualquier conversación entre iguales? Yo creo que la respuesta a estas preguntas está en el hecho de que aquel profesor conseguía narrarnos cuentos sin explicarnos ninguna historia, conseguía construir narraciones con materiales expositivos. No se trataba de una cuestión meramente formal, de una manera de presentar las ideas, de su claridad o de sus diagramas de la pizarra. Era también una cuestión de contenidos: conseguía desplegar un tema o una serie de ideas de una manera dinámica y abierta. Y además, conseguía meternos dentro de esta corriente, haciéndonos sentir que participábamos de su construcción. Y quizá, lo más importante, más que el contenido de las ideas dejaba traslucir su relación personal con ellas; como la niñera que cuando nos contaba la historia de Hércules, en realidad nos estaba hablando de su amor por el protagonista.

Creo que estas prácticas narrativas pueden ser vistas como las propias historias de sense making del docente, en las cuales “el contenido” deja de ser inerte y estático para formar parte de una dinámica aventura de descubrimiento y resignificación, abierta y en proceso, cuyo resultado provisorio se comparte con los estudiantes.  De este modo las prácticas narrativas se diferenciarían de las prácticas expositivas tradicionales, caracterizadas por la explicación y presentación de un saber objetivo cristalizado.

La idea de sense making en verdad se encuentra enmarcada en la idea mas general de PKM, personal knowledge managment, descripto por Jarche como

isn’t about management in a business sense but rather how we can manage to make sense of information and experience in our electronic surround.

Personal – according to one’s abilities, interests & motivation (not directed by external forces).

Knowledge – connecting information to experience (know what, know who, know how).

Management – getting things done.

Lo que entiendo como el gran desafío de aprender a lo largo de la vida en la era digital, tratando de construir sentidos en los cuales fundar nuestra acción, en lugar de naufragar en océanos de información, propósitos y posibilidades.

Jarche propopone un modelo de PKM que describe como Seek – Sense Making –Share y asocia esos momentos u operaciones mentales con los medios y herramientas digitales que pueden servirles de soporte (ver presentación en   y una descripción del propio PKM de Jarche)

Básicamente se trata de buscar información, procesarla mediante diversas operaciones que forman parte del sense making y compartirla, de modo de realimentar el ciclo.

Dentro del momento de sense making Jarche propone formas de agregar valor a la información siguiendo a  Ross Dawson:

Filtering (separating signal from noise, based on some criteria)

Validation (ensuring that information is reliable, current or supported by research)

Synthesis (describing patterns, trends or flows in large amounts of information)

Presentation (making information understandable through visualization or logical presentation)

Customization (describing information in context)

Nuevamente me surge pensar en un cierto paralelismo con el rol docente en general y en ambientes virtuales en particular. Creo que en buena medida tanto  la tarea de diseño o preparación de un curso como su acompañamiento tiene que ver con estas formas de agregar valor:

  • Filtrar la  información y los estímulos (en términos de actividades, interacciones, etc.)  que se juzgan más apropiados de acuerdo al objetivo/naturaleza del curso. No solo seleccionar materiales de referencia sino también actividades y formas de interacción efectivas y eficientes, que conjuguen buenas chances de estimular procesos de construcción de sentido con accesibilidad en términos de tiempo y requisitos previos.
  • Validar la información (en términos científicos y su pertinencia en términos didácticos, de acuerdo a los propositos del curso y las características de los participantes). Y validar también las actividades propuestas (al menos tener una actitud de investigación permanente para evaluar la pertinencia y conveniencia de las diferentes actividades que se van proponiendo para los objetivos del curso y los participantes).
  • Sintetizar (describir patrones tendencias, flujos en gran cantidad de información) Aquí veo dos formas básicas de agregar valor: por un lado en este punto es donde puede el docente hacer su aporte desde las prácticas narrativas, poniendo a disposición de los otros participantes su saber (siempre relativo, en proceso, perfectible) como un aporte del cual pueden servirse en el camino de su propio sense making. Por otro lado veo aquí la oportunidad de o bien proveer o bien de andamiar mediante actividades específicas, la síntesis de los aportes, conversaciones, sentidos que se van construyendo durante el proceso de aprendizaje.
  • Presentar (hacer la información entendible a través de presentaciones lógicas o visuales) también es un aporte, un valor agregado que el docente puede hacer desde su saber y proponer hacer como actividad a los participantes.
  • Personalizar (Contextualizar la información) Otra forma de agregar valor que tanto docente como participantes están llamados a hacer.

Quizás podemos pensar que la tarea del docente puede ser vista también como una forma de compartir el propio proceso de PKM, con un público y un objetivo determinado, a la vez que se procura facilitar y estimular un proceso similar en los participantes, mediante una tarea común de seek sense share compartido.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 24 agosto, 2010 16:53

    Gracias Estela por mencionar mi blog, y de esta manera permitirme conocer el tuyo, el cual comienzo a visitar y a leer detenidamente. Observo que la sintonía es mucha, y me propongo seguirlo con atención.
    Un saludo
    Alejandro

    • 27 agosto, 2010 16:23

      Alejandro, gracias a vos por responder con este saludo! Como habrás notado sigo con mucho interés tu blog, donde tus escritos me ayudan a pensar, me enriquecen y también me hacen sentir en compañía, por la gran sintonía que mencionas y que yo también advierto. Me alegro que me suceda esto con un hispanoparlante – y compatriota- pues generamlente me pasa con finlandeses o suecos o canadienses o… con los cuales el idioma, en estas épocas de conexiones globales, sigue siendo un claro impedimento. Espero que sigamos en contacto. Un cordial saludo, Estela

    • 27 agosto, 2010 16:23

      Alejandro, gracias a vos por responder con este saludo! Como habrás notado sigo con mucho interés tu blog, donde tus escritos me ayudan a pensar, me enriquecen y también me hacen sentir en compañía, por la gran sintonía que mencionas y que yo también advierto. Me alegro que me suceda esto con un hispanoparlante – y compatriota- pues generamlente me pasa con finlandeses o suecos o canadienses o… con los cuales el idioma, en estas épocas de conexiones globales, sigue siendo un claro impedimento. Espero que sigamos en contacto. Un cordial saludo, Estela

  2. Alexandra Hoyos permalink
    25 agosto, 2010 22:10

    Hola Estela
    Además de poder establacer interacciones con seres de quienes estamos aprendiendo mucho, el espacio creado desde los blog personales para DocTIC, ha sido una excelente oportunidad para leernos a nosotros mismos, un espacio de autocrítica y de catarsis como dice Diego Leal ponernos en “blanco y negro” con respecto a los aspectos como la participacioón, evaluación y moderación en los espacios educativo presenciales o virtuales.

    Elaborando el borrador de propuesta de intervención, doy muchas vueltas sobre lo que resulta muy problematico para mi en el contexto en el que trabajo, la moderación, hasta que te leo no había pensado que una manera de “hacerse a un lado” es haciendo parte de la comunidad de aprendizaje, al prociaciar la creación de comunidades de indagación con los estudientes, es algo de lo que tendré que aprender, sera un camino largo, el de romper paradigmas, pero hay que empezar para algun lado, uno es con la propuesta de intervención que propone Diego Leal.

    Gracias por tus aportes desde tu blog.
    Alexandra.

    • 27 agosto, 2010 17:35

      Hola Alexandra!
      La idea que rescatas me parece clave y la forma en que la expresas la hace más clara aún:

      una manera de “hacerse a un lado” es haciendo parte de la comunidad de aprendizaje

      Creoq eu más allá de las formas en que eso se concrete, la idea tiene una influencia ya en nuestro modo de posicionarnos como docentes, frente a los participantes. También pienso que no es menor la diferencia que impone a las formas de implementarla la materia de que se trate, la edad de los alumnos, la modalidad formal o no del sistema donde se inserta, etc. Te sugiero leer la experiencia y reflexiones al respecto de un profesor de filosofía en el blog Carbonilla http://carbonilla.net/
      Seguimos pensando en voz alta…
      Un cordial saludo!!
      Estela

Trackbacks

  1. “Los aprendices formales tienen lo mejor de los dos mundos?”, sobre el post de Rita Kop « Estelaripa's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: