Skip to content

Evaluación Alternativa

23 abril, 2010

Vía Jean Michel Chaupart (gracias 🙂 ), compañero de ELRN, conocí esta presentación sobre  Evaluación Alternativa, que como su nombre lo indica,  presenta un enfoque sobre la evaluación del aprendizaje alternativo a las prácticas tradicionales de exámenes. No es muy diferente a lo que venimos haciendo en los cursos de Fundación Claritas, pero lo sistematiza e incorpora algunos  aspectos interesantes. Por ejemplo me gustó la grilla con la lista de actividades que constituyen la evaluación de uno de los cursos. En realidad las mismas actividades permiten aprender y evaluar/apreciar/demostrar/remediar el aprendizaje.

En nuestro caso los  cursos son abiertos (en el sentido que no se piden requisitos de nivel educativo previo) y están  destinados a adultos que trabajan y que desean profesionalizar más su tarea. Nuestra certificación no otorga puntos ni vale para créditos de carreras. Por tanto asumismos que los participantes tienen una motivación intrínseca para hace  el curso, pues los incentivos externos que ofrece no son tan significativos. En este marco, nos preocupamos mucho por hacer un seguimiento de la participación y presencia virtual.  Si detectamos que alguien se atrasa o no está participando, nos comunicamos enseguida. Basicamente tratamos de que sienta que no está solo a la hora de enfrentar los inconvenientes que pueda tener para participar del curso (desde inhibición ante la propuesta tecnológica, a problemas de tiempo, demandas de trabajo, familia, etc.).

No basamos la evaluación en exámenes sino en la participación en las actividades grupales e individuales que propone el curso. Ejemplos de ellas son participación en foros de discusión, chats, elaboración de bases de datos colaborativas, análisis de casos, comentarios críticos, juegos de roles, etc.

Para aprobar el curso se requiere 75% de participación en las actividades. Quienes no alcanzan ese promedio reciben solo certificado de participación.  El supuesto que subyace a este esquema es que los participantes intentarán hacer las actividades propuestas del mejor modo posible pues, dado que las certificaciones que pueden obtener no tienen valor en el sistema formal,  el aprendizaje que logran es su mayor recompensa.  Por tanto el solo hecho de cumplir con las tareas y participaciones previstas es suficiente para la evaluación sumativa, es decir para la acreditación del curso. Evaluación formativa, en cambio, se ofrece en todas las actividades, mediante la intensa  interacción con pares y docente que caracterizan a nuestra metodología (discusiones en foros y producciones colaborativas usando diversas herramientas)  y mediante comentarios personalizados que hace el docente ante trabajos individuales. Sería interesante, me quedo pensando, incluir instancias de co-evaluación y uso de rubricas.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Jean Michel permalink
    23 abril, 2010 18:00

    María Estela,
    gracias por leer mis escritos y por comentar sobre los mismos ya que, en su entrada, encuentro aspectos muy interesantes en relación con sus cursos virtuales a través de la Fundación Claritas.
    Como ya escrito la evaluación alternativa es un complemento a otras formas de evaluación pero como estamos cambiando metodología es normal que intentemos adaptar los mecanismos de evaluación.
    Por supuesto sus estudiantes están en los cursos porque quieren lo que debe obviar la tradicional deserción de los cursos a distancia. Pero, como se está observando en ELRN, muchas personas se quejan de falta de tiempo, de presión para las tareas…y esto lo he vivido constantemente en el diplomado en Diseño de Cursos Virtuales que me ha correspondido coordinar.
    Y como ustedes, ejerzo una presión sobre las personas que dejan de participar, que se vuelven silenciosas y que incumplen un calendario (el cual tiene cierto margen de tolerancia) que pueden bloquear el proceso cuando se trata de tareas colaborativas.
    Respecto a las tareas colaborativas, estaría interesado en saber cómo las presentan, con qué intensidad y con qué resultados. Para mí ha sido una actividad innovadora para muchos ya que debe llevarse a cabo en línea; no con una reunión alrededor de una mesa con un refresco!…Y surjen los problemas de organización, de qué no tengo tiempo, que ese día no puedo…que dependo de un café internet….Esto para actividades que pueden desarrollarse desde el correo electrónico, o en un blog (asincronicamente) como para un chat de texto, o por voz, o por webconferencia (si la conectividad la soporta y si los equipos no son demasiados viejos…).
    Dejo mi comentario aquí y quedo pendiente de eventuales preguntas.

    Jean Michel Chaupart

  2. 5 mayo, 2010 16:54

    Hola Estela, es interesante leer tu experiencia con este tipo de cursos, donde la evaluación alternativa y formativa predomina sobre una evaluación tradicional o sumativa, bueno creo que en tu caso este tipo de evaluación se adapta mejor. Me llama la atención como hablas de una evaluación basada en medición de la participación me quedo pensando también, puede ser que en algunos casos esta participación sea de de igual calidad siempre. Quisiera saber que tan grandes son los grupos y cual es la duración de los mismos, gracias por tu aporte me llama la atención que esto se pueda hacer con adultos, porque a veces el nivel de competencias digitales no son los mismos. Felicidades por tu trabajo
    Ximena Castaño

    • 5 mayo, 2010 19:00

      Hola Ximena, gracias por tu interés. Los grupos son de aproximadamente 25 personas, nunca mas de 30 ni menos de 20. La duración de los cursos va de 6 a 8 semanas. Como bien decís, el nivel de competencias digitales de los participantes es muy dispar y como justamente uno de nuestros objetivos es contribuir a la e-inclusión, procuramos dar suficiente apoyo y estímulo a los participantes para que logren dar los pasos que cada uno precise para realizar el curso. Así, para algunos es participar por primera vez de un foro o comenzar a conectarse a internet mas asiduamente, para otros es alguna herramienta o actividad nueva… Lo gratificante es que son muy pocos los que se quedan en el camino, es decir que la mayoría logra avanzar y enriquecer su competencia inicial mientras realiza una experiencia significativa en su campo profesional o laboral. Volviendo al tema de la evaluación, es verdad que la participación varia mucho en calidad de uno a otro participante y de una a otra actividad para un mismo participante. Nosotros partimos de la idea de que cada uno va a realizar la actividad de la mejor forma posible en función de sus posibilidades e intereses. Es decir que cada uno va a tener el nivel de profundidad y calidad que quiera y/o pueda. Ahí entonces se pone en juego la tan preciada libertad y auto dirección del aprendiz que propuestas como el conectivismo ponen de relieve. Por nuestra parte, como docentes, procuramos estimular el diálogo, ofrecer propuestas de variadas y personalizables según los distintos intereses, etc., es decir, intentamos ofrecer un entorno interesante, estimulante, flexible y rico de oportunidades de aprendizaje, pero la última palabra, obviamente la tiene el aprendiz. Gracias por la oportunidad de seguir pensando en compañía!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: